COACYLE / VALLADOLID

COLEGIO DE ARQUITECTOS

COLEGIO DE ARQUITECTOS
ARTÍCULOS

El CSCAE reconoce valores sociales y sostenibles en los Premios Arquitectura

·      Carme Pinòs y Carlos Puente han recibido la Medalla de Oro de la Arquitectura ex aequo durante el acto de entrega de los galardones a los nueve premiados

·      Los ganadores han recibido la escultura ‘TOITS’, una obra de los arquitectos Jesús de los Ojos Moral, Jairo Rodríguez Andrés, Manuel Fernández Catalina y Ana Muñoz López

Los Premios Arquitectura del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) han reconocido nueve proyectos por sus valores sociales, culturales y sostenibles, al poner el foco sobre sus efectos en la salud, el bienestar y la seguridad de las personas, así como en la sostenibilidad del planeta. La arquitectura, actriz y presentadora Leonor Martín fue la encargada de dirigir en el CaixaForum Madrid ayer, 13 de julio, la gala donde se anunciaron en directo las obras ganadoras. Por su parte, los arquitectos Carme Pinòs y Carlos Puente recogieron, ex aequo, la Medalla de Oro de la Arquitectura, un galardón que el CSCAE concede desde 1981 a las mejores trayectorias profesionales en la arquitectura y el urbanismo.

En su intervención, el secretario general de Agenda Urbana y Vivienda, David Lucas, destaco la Ley de Calidad de la Arquitectura, que «valora la arquitectura como instrumento de cohesión social, desde donde luchar contra el cambio climático, reequilibrar desigualdades y contribuir al bienestar social y al patrimonio cultural». Por su parte, la presidenta del CSCAE, Marta Vall-llossera, valoró el compromiso con la calidad arquitectónica de los proyectos ganadores: «Todos y cada uno de los premios que hoy entregamos representan una calidad que desde hace menos de un mes está reconocida por una ley de consenso que constituye un importante instrumento para proteger la cultura arquitectónica y difundir los valores».

Los galardonados han recibido la escultura de los premios, el diseño ‘TOITS’, obra de los arquitectos Jesús de los Ojos Moral, Jairo Rodríguez Andrés, Manuel Fernández Catalina y Ana Muñoz López, elaborada con Obsidiana COMPAC, material desarrollado con tecnologías pioneras y compuesto de vidrio 100% reciclado y reciclable.

Seis obras galardonadas por sus valores

El premio Sostenibilidad y Salud ha recaído en el ‘Acondicionamiento de los espacios públicos de la Explanada del Horizonte’ en Porticelo (Pontevedra), de María Fandiño Iglesias, por sus valores universales. El jurado ha valorado que la actuación ilustra una nueva manera de trabajar con el territorio y el paisaje en consonancia con estrategias de mitigación y adaptación al cambio climático; un modo de intervenir en el paisaje natural y cultural que es capaz de identificar las cualidades ecológicas y patrimoniales borradas por una actuación insensible de los años 70, al tiempo que resuelve las necesidades actuales.

Con el objetivo de reconocer los valores culturales y artísticos, el premio Nueva Bauhaus ha sido otorgado al ‘Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear’ en Cáceres, de Emilio Manuel Tuñón Álvarez. El jurado ha valorado que la obra responde de manera ejemplar a las cuestiones de la integración del edificio en el lugar, a la articulación entre lo nuevo y lo existente, y a la expresión clara de su uso. El proyecto intenta escuchar el lugar e imaginar una ciudad posible que, sin renunciar a nuestra época, sea capaz de preservar el modo en que la ciudad respira. El museo despliega un nuevo lugar de alta calidad espacial, tanto desde el punto de vista arquitectónico como urbanístico, que posibilita el encuentro colectivo entre la ciudadanía y la colección.

Por su parte, el ‘Bloque 6×6’ de Girona, de Ramon Bosch i Pagès y Elisabet Capdeferro i Pla, se ha alzado con el premio Compromiso por sus valores sociales y éticos. El edificio destaca por la precisión y la claridad del sistema constructivo en madera contralaminada, que se adapta a las diferentes fachadas. Esta propuesta propone el diseño de 35 viviendas a partir de criterios de flexibilidad de programa y reducción de la huella de carbono a lo largo del ciclo de vida del edificio. El proyecto reivindica la disciplina de la arquitectura como generadora de atmósferas domésticas, microclimas óptimos para la vida humana, configurados a partir de una gestión eficiente de los recursos materiales y naturales al alcance.

El jurado ha visto reflejados los valores profesionales que busca el premio Profesión en el ‘Edificio UCI-COVID’ del Pac Sanitari Pere Virgili de Barcelona, obra de Patricio Martínez González, Maximià Torruella i Castel y Luis Miguel Gotor Navarra. Este proyecto es una muy buena muestra de la idoneidad de la arquitectura de dar respuesta eficiente a necesidades sociales excepcionales a través de una buena planificación y la innovación tecnológica, y manteniendo los valores tradicionales relacionados con la habitabilidad. El edificio nace a partir de una investigación conjunta con el Sistema de Salud de Catalunya, para responder a la llegada de la COVID-19. Ideado para dar soporte a la red sanitaria existente y puede transformar su uso según las necesidades del centro sanitario al que esté vinculado.

El siguiente galardón, el premio Hábitat, que reconoce los valores básicos de la arquitectura y el urbanismo, se ha otorgado a la ‘Residencia geriátrica Son Caulelles’ de Portol (Mallorca), de Santiago Vives i Sanfeliu, Tomás Montis Sastre y Adrià Clapés Nicolau. La obra muestra la aptitud de la arquitectura para la creación de espacios de convivencia con gran atención a la calidad ambiental: materiales, elementos naturales, luz. Una propuesta arquitectónica que consiste en la construcción de un edificio alrededor de cuatro patios ajardinados en su interior. El proyecto destaca por la optimización de sus dimensiones para adaptar el edificio a las personas que lo habitan, ofreciendo un compromiso social, sostenible y popular.

Por último, el premio RE ha recaído en el ‘Espai Santa Eulàlia’ de Gironella (Barcelona), de Carles Enrich i Giménez, por sus valores asociados a la rehabilitación, renovación y regeneración. El proyecto trabaja de forma muy efectiva en la recuperación de un patrimonio arquitectónico que ha sufrido numerosos cambios, a través de una intervención muy contenida y orientada por igual hacia las cualidades del edificio y su relación con el entorno. El proyecto consiste en la adaptación de la antigua iglesia de Gironella (Barcelona) en un centro cultural para las artes escénicas. A lo largo de la historia esta iglesia ha sufrido innumerables cambios de uso y, como consecuencia, el proyecto se basa en la lectura de todas las capas y momentos históricos que ha atravesado. Mediante la recuperación del espacio central, la inserción de servicios y la incorporación del paisaje urbano se reformula el espacio, ahora dedicado a la música, el teatro y la danza.

Tres distinciones especiales

Entre los premiados se incluyen tres distinciones especiales: el Premio de Arquitectura Española 2021 a las Viviendas sociales, en Cornellá, de Peris+Toral Arquitectes; el Premio de Urbanismo Español 2021 al proyecto Agrociudad Gagarine Truillot, en Ivry-sur-Seine (Francia), de Atelier Archikubik, y el Premio a la Permanencia al Aulario 3 de la Universidad de Alicante, de Javier García-Solera Vera.